Antropología del Absurdo... Microespacio.

“Buscar buscar”

Buscar en la calle, en la vida diaria, en la ironía. Buscar como camino, como procedimiento de incertidumbre, como mero tránsito hacia. Como línea de puntos en construcción.
Buscar alimentos, ramas secas, migas de pan o estrellas. Seguir el rastro de lo nimio o de lo inexistente.
Buscar en lo pequeño, lo mundano, lo que está a la vista de todos pero que no es mirado por nadie. Lo que no vale en el mercado de la economía pero sí en lo lúdico, lo imaginativo. Lo que se cotiza en la pizarra de la creatividad.
Buscar con otros o buscar solo, que en definitiva siempre es buscar en compañía porque es imposible sacarse el vestido de la civilización. Aunque andemos desnudos.
Buscar con los pies, con las manos, con el alma. Buscar con herramientas: martillos, formones, espátulas. Pero sobre todo, buscar con el deseo.
Buscar estando quietos. En sueños diurnos. En fantasías abrazadoras. Buscar de a pie. En bicicleta. Como sea, buscar siempre es movimiento.
Hubo un animal. Un musgo. Un hombre. Una mujer. Entonces hubo marcas. La tierra daba sus frutos y entre ellos, campos sembrados de huellas. El buscador las encuentra, sin pedir permiso y sin cortejo. Les inventa una voz. Les hace nacer un pasado.
Buscar en lo absurdo, en la enseñanza y el aprendizaje, en las ganas de los otros. Buscar en el tiempo, atravesándolo con agudeza e invención. Plantar banderas en territorios insólitos, marcando la deriva del detritus.
Cuando uno busca, nada ni nadie puede clausurar el éxtasis del encuentro. Ni la razón. Ni la verdad. Una pequeña mudez habita el asombro que no quiere palabras.
La curiosidad es un lenguaje. Como la intuición, la fe o la pasión. El buscador es un políglota.
Remover o implantar es buscar. Es escribir la marca de lo que ya no está.
La ciudad es una partitura que se camina. Arquero, sabio, paciente, el buscador se lanza sobre la presa. La pliega y la guarda en un bolsillo. La ciudad es una piel y la huella un tatuaje de cemento. Con el tesoro bien guardado, emprende el regreso a su refugio. Sabe que las marcas, siempre, ofrecen una revelación.
Las huellas no existen antes de la mirada. Y luego nacen de nuevo en el relato que el buscador les engarza.
Encontrar suele ser un acto de valentía. Y es, por definición, provisorio. De ahí que “buscar buscar” resulte el laberinto donde nadie, jamás, se pierde.


Andrea Suárez Córica
La Plata, 7 de julio de 2015

EM y ASC forman parte del colectivo Club de Constructores -propuesto por Dani Lorenzo y Micaela Trucco-, junto a otros artistas locales y con la colaboración de los espacios culturales El Hormiguero y Residencia Corazón.


https://www.facebook.com/events/900281200020383/



Arte contemporáneo en el Museo Provincial de Bellas Artes
Se inaugura la muestra “Antropología del absurdo” en Microespacio

Desde el viernes 18 de agosto a las 18 hs. se podrá visitar la muestra “Antropología del absurdo”, de Eric Markowski, en la sala Microespacio del Museo Provincial de Bellas Artes Emilio Pettoruti, dependiente del Instituto Cultural que preside Jorge Telerman.

La inauguración será el martes 22 de septiembre a las 17:30 hs.

Se trata de una exposición de arte contemporáneo que se inició en el 2013 en la ciudad de La Plata, en la que el artista nos propone una arqueología de la memoria. Una operación en donde “lo irónico y lo absurdo” se constituyen en un cuidado y prolijo registro de piezas encontradas e intervenidas, catalogadas para conformar un relato subjetivo de su historia familiar.

Al respecto, la directora de Artes Visuales – Museo Provincial de Bellas Artes, Viviana Guzzo, remarcó que “desde el gobierno de la provincia de Buenos Aires hacemos hincapié en la difusión de artistas experimentales, lo que se pudo observar con claridad en la programación 2015 de la sala Microespacio del Museo”.



“Antropología del absurdo” podrá visitarse de martes a viernes de 10 a 19 y sábados y domingos de 16 a 19 hs en el Museo Provincial de Bellas Artes Emilio Pettoruti, Av. 51 Nº 525 entre 5 y 6, La Plata. Entrada libre y gratuita.